jueves, noviembre 20, 2008

Pesimismo

A veces, aunque suene como un total disparate, es bueno ser pesimista. Así, no nos figuraríamos la última gaseosa del desierto, ni subestimaríamos este efecto dominó impuesto por Wall Street, ni nos habríamos alocado tanto por la elección de don Obama.

Sí señores, a decir verdad, ¿había razones de peso para apoyar ciegamente al buen Barack, o es que a los gringos les tocó elegir esta vez "el mal menor"? Obviamente hubo un cambio, porque al fin, o quizás por ser el fin, en EEUU, un representante de un grupo excluído alcanzaba el poder. Eso es perfecto, no puede ser mejor.

Pero esto sin duda, me hace arrepentirme del primigenio entusiasmo ajeno que sentimos alguna vez los sudacamericanos.

-¡Irán es la amenaza!
-¡Pleno apoyo a Israel!
-¡Más tropas a Afganistán!

¿Donde lo vi antes? jeje...

Y es que bien dicen que un pesimista, es aquel que sabe cómo va a terminar el optimista.


Obama and the US elections by ~Latuff2 on deviantART

1 comentario:

Dinorider d'Andoandor dijo...

yo no diría pesimista sino realista

es un político, no se supone que debiéramos confiar plenamente en uno según lo visto usualmente