martes, setiembre 23, 2008

Contactos de ningún tipo

Estaba en la tarde del presente día en la Biblioteca Pedro Zulen de la Decana de América, cuando de repente, esperando que me despachen un libro de Karl Popper, escucho un nombre, pronunciado por el inefable empleado detrás del mostrador de la biblioteca con toda la naturalidad del mundo:

"Melissa Patiño"...

Me sorprendí ligeramente. ¿Sería acaso aquella chica que protagonizó una deventura carcelaria a manos de ineptos policías y un sistema remedo de macartismo? Dudo. Quizás oí mal... quizás los rasgos no coincidan una vez que la vea... Qué más da. Al parecer la chica no encontró en el volumen consultado lo que buscaba... lo devuelve, y se retira. Sigo sin distinguir sus rasgos esenciales, y por alguna razón no llego a estimar su altura. Bueno, Popper llama, qué le vamos a hacer.

Salgo del lugar tiempo después, sin darle mayor importancia al asunto. Después de todo aquella sufrida sanmarquina lo menos que quiere es convertirse en una celebridad a razón de aquella injusticia. O al menos eso dicta el sentido común... y ese parece ser su camino.

Pero de repente, un representante del universo Wisabot surge ante mí. Al instante se confronta su futurística presencia con... mi humilde Sonic Ericsson... Y he aquí el resultado:


Hay contactos dicen... en esta ciudad del millón de cabezas.

1 comentario:

Dinorider d'Andoandor dijo...

fácil sí era, no sería algo raro, recuerda donde estabas amigo.

ah, Wisabot tiene soundtrack por siaca, mira nomás