viernes, agosto 22, 2008

No lo toquen

Analicemos punto por punto, (y de paso los desacreditamos un poco), en un especial de dos partes, inventemos mil leyes, hasta démosle el crédito de hacer bombas molotov, son violencia concentrada... pero de Castañeda no digamos ni pío.

Ay Carlitos jorobadito, la neutralidad que pretendes, no la encontrarás zurrándote en la empatía (que hasta comprensión recomendó Max Weber para la sociología), sino, tomándote una buena Milanta para esa gastritis sociológica que te produce toda protesta social. Me pregunto como habrías encarado la que hubo en la PUCP adversus Cipriani.



...


Me soprendió que nadie, por ningún motivo haya mencionado al factor Castañeda en este conflicto social a la vuelta de la esquina. Se hablará de estudiantes que deberían estar estudiando, se hablará de infiltrados y politizados, pero jamás de los tejes y manejes de don Lucho y compañía. Quizás sea porque todos han interiorizado muy bien el catecismo del "desarrollo" de la ciudad, recitan salmos al sembrador de cemento.


¿Tan grande es el poder de Castañeda, o su influencia, o tan impresionante su vocación de picapedrero a gran escala? ¿Tanto cuesta disentir sanamente de su maquiavelismo de pacotilla? O, será que efectivamente, los blogs padecen de la boquita chiquita para decir poquito.


Pero hay honrosas excepciones:







Por que San Marcos nos enseñó a no retirarnos jamás... a no rendirnos jamás. (Porque yo sí lo digo en castellano xD)


Y la cereza en el pastel: a los vecinos, los supuestos aliados de Gohtmog (buena con la chapa Dinorider) también les empezó a llegar la dichosa obra. "No les déis nada... arrebatádselo... todo."

1 comentario:

Dinorider d'Andoandor dijo...

a mi nunca me dio buena espina ese individuo, por lo pronto lo último que le opi al respecto fue que por culpa de los estudiantes quizás ya no habría pista interior en san marcos y todo quedaría en anillo vial... QUEEEEEE???

ese viejo no parará hasta salirse con la suya o dejar todo embarrado, es de ese tipo de gente psiquiátrica que ya todos conocemos