domingo, agosto 10, 2008

Mala leche

La semana estuvo cargada de cosas que me hubiera gustado comentar en su momento. Sin embargo, como le prometí a mi amigo JorgeCP, analizaré con algunos detalles algo que no pude soslayar sobre el asunto del vaso de leche.

Para comenzar concuerdo con denunciar la simplonería de Alditus, como siempre tan alérgico él a todo conflicto originado en algún malestar social (como Carlos Meléndez cuando se olvida de su antihistamínico sociológico), tan friedmanita consagrado... De hecho toda gente que se eriza al saber de una protesta, da risa cuando aduce que la "analizará": dicho análisis se centra en lo mismo de siempre, en las piedras lanzadas, las llantas quemadas, las carreteras bloqueadas, los "infiltrados" y la última: la intención política de quienes protestan... todo menos averiguar porqué realmente protestan.

Por ello, jamás Alditus nos hablará del recorte presupuestal de este programa de asistencia social heredero de los de Allende, vía Barrantes. "¿Cuál recorte?, esos están locos, son los mismos de patria roja y sus intenciones políticas" mastica desde sus adentros.

Bien, era de esperase esta ordinariez. Sin embargo, me sorprendió de sobremanera, vislumbrar algo de pensamiento racional, me pareció que por fin hacía sinapsis Aldito M.

Mucha gente ha hecho un inescrupuloso modo de vida con el programa del Vaso de Leche, tal como lo demostró un excelente reportaje de Panorama tiempo atrás(...)

Aquí quería llegar. A mí y a mi señora madre nos consta que hay lugares donde debería cesar la existencia de ese programa, por estar injustificado totalmente. Explico con manzanitas: efectivamente, hace tiempo salió en Panorama el reportaje de una dirigente del comité de Vaso de Leche, en la urbanización Carabayllo (que es donde vivo), que contaba con una buena casa y buenos ingresos, acumulados durante el cajero automático en que se convirtió el Vaso de Leche durante la satrapía de los 90. El distrito obviamente tiene zonas muy pobres, donde sí se requiere dicha asistencia, y allí, pero el reparto de presupuesto se hace de manera tan automática y uniforme, que no reciben esas zonas, la asistencia que se merecen.

Así que mordiéndome la lengua... por ahora, tuvo razón la oveja negra de la familia u_u

Pero bien, para quitarnos el mal sabor de boca, pensemos en ésto: la solución no es recortar el presupuesto, ni destruir uno de los pocos programas de asistencia social en las cuales el Estado sí tiene participación, (no como el remedo de insulismo que suponen las asistencias de inversión privada) sino fortalecerlo con grupos de inspección, que evalúen el desarrollo de las zonas donde se ha implementado el Vaso de Leche. Regresando al ejemplo de Santa Isabel, éste lugar ha experimentado un crecimiento que si bien no lo hace el mejor de los distritos, lo aleja radicalmente del triste espectáculo de esteras y casas de triplay. Tal solución no la plantea el director del otrora humilde diario huancaíno.

Aleluya. El universo vuelve a tener sentido, pues tras el breve intervalo lúcido de Alditus, éste dictamina: (...) y cortar esas sinvergüencerías que impiden que la ayuda llegue a quienes sí la necesitan no iba a ser fácil con señoras humildes cargando ollas y niños y experimentadas dirigentes azuzándolas con cuentos de que ese programa se va a acabar.

Otrosí: Bueno y si tanto le molesta el congestionamiento de tráfico, que siga su propia receta.

Conducir en Lima es como practicar uno de esos juegos de consola tipo X-box o PlayStation. Uno imagina que la luna frontal es la pantalla y que el juego consiste en esquivar cada agresión que se ve venir (combis, camiones, mototaxis, los otros autos, lanchones en el centro, peatones que se te abalanzan, pirañitas, pistas rotas, calles en reparación, rompemuelles, huecos lunares, taxis que paran de golpe en cualquier lado, lentitos que manejan por la izquierda, vías preferenciales y Pare cual adornos, vehículos que entran de frente y a toda velocidad en los óvalos, te adelantan por la derecha, etc.), acumulando mentalmente puntos.

Confieso que el consejo de Alditus lo posteó antes el útero a control remoto de marita. Para que vean que no les guardo rencor, yo, el humilde sanmarquino. XD

2 comentarios:

JorgeCP dijo...

Lei lo que dice Aldo M. "vender la mitad del colegio AU" Aparentemente estaría bien, pero ni el director ni los padres son los dueños del colegio, es el Estado la encagarga de hacerlo
Y las universidades públicas, ponen el ejemplo de la UNI,alquiló un terreno baldió-no lo vendió- a MEtro-hoy de los chilenos-
¿vender es lo apropiado? Y ya sabemos de la corruptela que generó vender las empresas del Estado...

Dinorider d'Andoandor dijo...

claro, en el vaso de leche hay muchas mafias enquistadas y muchas veces lo desvian a sus intereses pero también es de eso que muchos dependen, niños, desempleados, ancianos.