domingo, julio 27, 2008

Crónica de una diatriba no anunciada

Mañana se cumplirá un mes de cierto artículo que Herr Hildebrandt publicó en su habitual columna, donde se demostraba que Europa tenía en parte la razón, con la deportación de inmigrantes...

Sólo en parte digo, porque nos guste o no, dichos inmigrantes son traídos por nefastas mafias que muchos olvidan mencionar. El asunto, que parecía simplemente el de la xenofobia europea más cavernaria, se complica con esta variante.

Podemos resumir brevemente los elementos en juego de éste asunto tan delicado:

* Italia desea en el fondo librarse de todos los inmigrantes. Pero como parecieran haber empleado la ponderación de Robert Alexy, dado que uno debía perder, y como la cuerda se rompe por el lado delgado, éste tenía que ser el de los inmigrantes.

* Hubiera sido escándalo mayúsculo el deportar a todos los inmigrantes. Eso sólo ocurre en las "dictaduras". Entonces, dado que alguien debía perder, pero en la menor cantidad posible, se optó por deportar solamente a los inmigrantes ilegales.

* Ni falta hace decir que de ahí se prendió la mayor parte de la Caverna europea, pues, por una pérfida analogía, tendrían carta blanca para aplicar la ley a los compatriotas que sí se la rajan allá y que están con todas las de la ley.

* Se despiertan los ánimos más reaccionarios de quienes dicen defender a Latinoamérica, pero en realidad solo de boca y por no desentonar... aquellos que no reflexionan en el carácter ilegal de los chivos expiatorios que Italia tan suelta de huesos pretenden sacudirse.

Sin embargo esto es quedarse con la mitad de la ecuación: ¿qué sucederá cuando se regresen cual si fueran cosas inertes, a los desdichados de esta diáspora contemporánea? Estamos prontos a saberlo.

¿A qué viene a cuento este asunto que no toqué en su debido momento por estar con la narices entre fostostáticas de lecturas de Scognamiglio, Ferri y Betti (irónicamente, todos italianos)?

Porque corría una 28 de junio, cuando Herr Chato, tituló su artículo: "Sudaquismo en pie de guerra". A la par, el caricaturista Carlos Bernales, alias CABE, ilustraba despistadamente una viñeta donde se aplicaba el ojo por ojo y el diente por diente: deportemos a algunos con apellidos extranjeros, como Lauer, Cipriani, Kuckzynski y... una Hildebrandt (en clara alusión a la infame Martha, con la cual Herr César se lleva como Dante y Vergil de Devil May Cry).

Ojo que la ofensa era contra el apellido. Una etiqueta banal sin duda, pero de todas formas algo en nuestro subconsciente nos hace aferrarnos a ese agregado de supuesta identidad. Herr Chato enfiló su artillería contra aquella metida de pata de Bernales y como resultado, el lunes de la siguiente semana, se dejó de publicar su viñeta.

En ese instante seguí pacientemente todo, a la espera de una pista. Me llamó la atención que muchos diarios y blogs no se lanzaran de inmediato sobre tan rica presa, sobre tan voluptuosa oportunidad de atacar al diario La Primera, aquella Al Yzira de la prensa escrita... hasta que fue el mismo Hildebrandt, quien a la semana de la desaparición de Carlos Bernales, rompió el silencio, publicando una carta que aquel le había hecho llegar.

Una serie de eventos desafortunados, es la frase que se me viene a la cabeza. No oculto la admiración que tengo hacia César Hildebrandt, pero por supuesto ello no me impide criticar el hecho que muchas veces, su mal genio lo pierde (como también es el caso de un servidor) o hace que otros pierdan. Afortunadamente resultó que él no estaba detrás del despido de Bernales, sino Arturo Belaunde de la mesa directiva, quien ante un eventual altercado, decidió sacrificar a Bernales, sin mediar consulta con Herr Hildebrandt.

o_o

En conclusión, este episodio pilatonesco, supondrá una mancha en el historial de una de los mejores publicaciones periodísticas. Deberían colocar un rótulo: se busca caricaturista, ad honorem, con mucho más tino para tratar de sobre ciertos temas.

---

Me hace recordar algo imperdonable que hice... y que no puedo postear u_u. Y se supone que no debía arrepentirme.

1 comentario:

Dinorider d'Andoandor dijo...

hummmmm.. el chato sin duda es inteligente pero a veces tiene unos cambios de actitudes que dan que pensar y personalmente suelo ya tomar con pinzas lo que dice.