miércoles, junio 11, 2008

Las tres casas

Hoy compré, junto a mi habitual periódico La Primera, un ejemplar de Perú21, atraído por el especial que traía: un infográfico del Hombre Araña, como preludio de la serie Coming home que se irá a publicar semanalmente desde el próximo miércoles 18, y que será parte de mi colección. ;)

Hace algún tiempo hablé de cierto profesor mío del año pasado, el Dr. Francisco Miró Quesada Rada, un sanmarquino de aquel clan de El Comercio. El mismo Perú21 le hizo una entrevista de la cual hago algunos extractos, sobre todo donde habla de su relación con la Decana:


(...)Usted estudió en San Marcos.
Sí, pero primero en Europa. En el 67, 68, estuve en la Universidad de Deusto, en Bilbao. Luego llevé unos cursos en Francia y estudié francés aunque, como era medio mataperro, no lo aprendí a escribir. (...) A San Marcos ingresé en 1970. Regresé en el 69, cuando mi padre renunció a su cargo después del golpe contra Belaunde. En mi promoción estaban Manuel Rodríguez Cuadros, Jorge del Castillo y Orlando Breña, entre otros.

¿Cómo estaba la universidad?
Era un periodo muy politizado entre el aprismo y el comunismo. Yo alcancé el debate Haya-Mariátegui. En 1978 me convertí en catedrático. Aparecieron, entonces, Patria Roja y otras divisiones de la izquierda. Luego, la situación se puso muy difícil con las incursiones de Sendero.

¿Cómo lo manejó?
Yo enseñaba Historia de las Ideas Políticas. Me acuerdo que tuve unos alumnos pro senderistas y me los jalé en marxismo, porque no sabían. Eso me creó algunos problemas, pero fue resuelto democráticamente. ¡Cómo iba a ser posible que estando vinculados con Sendero no supieran marxismo! Fue el único problema que tuve con los estudiantes que, por lo demás, siempre me trataron con afecto, al margen de las diferencias de pensamiento. Procedo de una larga tradición familiar sanmarquina. Incluso, mi hijo mayor ha estudiado Filosofía en San Marcos. Ha visto los cambios en San Marcos. Nunca me desvinculé de San Marcos, excepto cuando me nombraron embajador. Tengo 30 años de cátedra. Yo he tenido tres casas: la mía, San Marcos y El Comercio. Cuando se produjo la transición, durante el gobierno de Valentín Paniagua, hubo una transición en la universidad. Yo estuve, a pedido de los alumnos, como decano interino de Derecho y también formé parte de la Comisión de la Verdad de San Marcos.

(...)

¿Qué proyecto trabaja ahora?
Con mi hijo mayor, que es un filósofo computarizado, estamos trabajando un proyecto para Lima-Provincias, donde hay 750 mil personas -500 mil y pico electores-, un sistema de democracia telemática. Precisamente de eso trata mi último libro, que se tituló Del ágora ateniense al ágora electrónica. Creo que esa es una forma de democratizar el Perú.

---

El mismo en la cátedra, el mismo en la entrevista. Me quedo con la parte donde deja bien en claro que sanmarquino no era igual a senderista, y que muchos de ellos ni siquiera sabían en qué se metían... como digo yo, son los puntos sobre las íes.

No hay comentarios.: