martes, abril 01, 2008

Aguante Evo... sobre separatismos e intereses

La mentira global que se ha propagado por todos los medios, es la de un terrible gobernante (cuando no un títere de Hugo Chávez, el cuco de turno en nuestro continente) en lo que alguna vez fue el Alto Perú. Que por un lado él y su autoritario gobierno contra los buenos buenitos de Tarija, Santa Cruz (principalmente ahí, de donde una otrora Miss Bolivia 2004 dijera cosas non gratas sobre su coetáneos de piel cobriza), Pando y otros tantos, quesolo desean autonomía.

Señores, Kosovo y su padrino USA, están en nuestro barrio.

Y eso es lo que han logrado las minorías de origen extranjero y ¡oh casualidad! de color blanco, sobre el maremagnum indígena: que se les represente a ellos como unos luchadores democráticos, contra el tirano Evo Morales, cuando no es éste, pintado como un servidor de otro ícono que se usa para el temor, Hugo Chávez...

Nada más falso. En todo el mundo, las clases acomodadas, oligarcas irredentos que les importa un bledo el país, mueven sus intereses cual fichas de damas a su antojo. El punto neurálgico lo constituye Santa Cruz, donde cual un triste apartheid redivivo, con otros tantos anacronismos vigentes, como lo demuestra la actitud racista del Comité de Santa Cruz y su Union Juvenil Cruceñista, esbirros del separatismo.

Y les dejo estos reveladores vídeos, donde se ve que como diría el P. Hubert Lanssiers: el lado blanco de las cosas no era tan blanco, pero el lado negro sí lo era.





Estoy de acuerdo con Fujur y (qué le podemos hacer) en desacuerdo con escarlatamix, sobre la cautela con la cual uno debe juzgar aquello de las autonomías. No es lo mismo un puñado de derechistas en Kosovo, o en el dramático caso de Santa Cruz, exigiendo cual señores feudales repartise así tan rica torta, que los humildes tibetanos, que desde años han luchado por el respeto a sus costumbres y tradiciones, de esa China seudo mercantilista e intocable.

Aguante Evo, en el fondo, esas personas separatistas, lobos arcaicos de pensamiento colonial, que pretenden disfrazarse de corderos democráticos del S. XXI., fundamentan sus desiciones políticas en el racismo y el egoísmo embrutecedor.

1 comentario:

Fujur dijo...

Ante el acuerdo poco, o nada, puedo enmendar! Me gusta que compartamos opiniones "geopolíticas" con tantos y tantos kilómetros de distancia...

No sabes la "chulería" que me viene al cuerpo cuando me veo como fuente... jejeje

un abrazo camarada!