martes, diciembre 18, 2007

Un día en mi subconsciente


Para quienes no estén muy informados, les voy diciendo que a pesar de todo voy a resucitar este blog, porque es parte mía y desde luego que le guardo mucho cariño. Después de todo soy Dark Prince, aunque también el Chico Troodon, el cual atravesó por una etapa muy fea en su vida pero ahora supongo que habra encontrado su camino.


A quien no le va tan bien es al pobre darketo. Siempre herido y golpeado no es un santo ni desearía serlo por nada del mundo. Sucede que como quiso desechar una parte de sí mismo, las inches japas ami yumi, terminó por enzarzarse en una violenta lucha, que a fin de cuentas no es sino la lucha consigo mismo, con sus demonios interiores, aunque en el proceso él mismo obre como un demonio. Y es que de eso se trata precisamente, de un ser de extremos pasionales, que odia o ama con la misma intensidad: quizas por ello su más perfecta némesis no podía nacer sino de él mismo.
Éste es pues el ninja punketo latinoamericano, con sus contradicciones y luchas que durarán posiblemente hasta el final de sus días. ¿Infeliz? Quizás sí, pero antes que eso, prefiere que ser sarcástico con la felicidad ajena.

No hay comentarios.: