lunes, marzo 19, 2007

Te quiero VERDE! (Insomnio por Green Day)

Hoy lunes 19 de marzo en la madrugada, no podía conciliar el sueño. Por dos razones: las 3 tazas de café y por supuesto, el concierto de Green Day que iban a pasar por A&EMundo (canal 23, por Cable Mágico). Ya lo habían transimitido apenas el día anterior hacía unas horas, pero esperé hasta esa hora para poder verlo con más tranquilidad.
Y así fue. Se trataba de la gira del 2005, Bullet in a Bible, y el especial recogía lo mejor de dos presentaciones en Inglaterra; no podía perdérmelo. Consultando con la contraportada de mi ejemplar de American Idiot, cotejaba las canciones que hacían vibrar a nada menos que 650 000 fanáticos, concentrados en el inmenso parque Milton Keynes.
Todo comenzó, como no podía ser de otra manera, con American Idiot, con Billie Joe azuzando los ánimos de los fanáticos: "Griten fuerte, para que los escuche hasta el último jodido americano" (hasta ahora con esa tara de considerar americanos a los yankis), y una constante "¡Inglaterra! ¡Inglaterra!". Enloqueciendo hasta la médula, como sólo él puede hacerlo.
Luego siguió Holiday, aclaración mediante: "esta canción no es contra EE.UU., sino contra la guerra"; será cosa de creerle, porque conforme caía el sol, el grupo tomaba control de la masa excitada. Actos eguido, un entremés: "¿Quién es el idiota americano? Se me ocurrió cuando paseaba por la calles: Jesus of Suburbia, el hijo de la ira." Poco menos que una auténtica revelación.
Y así fue, porque continuaron con Jesus of Suburbia, yo diría que es como un disco dentro de éste disco, que se distingue de las demás. "Sentía en mí la necesidad de hacer un disco completamente diferente." Fue maraviloso ver como conforme el día cedía paso a la noche, se sucedían todas éstas canciones maravillosas: de hecho el siguiente paso fue St. Jimmy, el broche de oro por aquel día.
Al día siguiente, los fanáticos seguían con al miel en la boca; no era cuestión de hacerlos esperar más. Brain Stew, claro, par abrir las emociones. Y quién mejor que el mismo Billie Joe para decirlo : "Cuando sientes que todo cantan esto contigo, es la emoción suprema". No podía ser otro tema que Wake me up when september ends, una pausa en medio del maravilloso delirio de enloquecer con una guitarra eléctrica, otro tanto contra Bush.
Nuevo entremés: ¿Qué es una bala en una Biblia? Con Give me novacaine como tema de fondo, una visita al Museo de Guerra de Londres le cayó de maravilla a los muchachos, porque encontraron lo que buscaban: una bala en una Biblia. Tan sencillo como eso. Incrustado entre los santos papeles, el impío plomo cuyo fatal cometido fue truncado. Y por eso, Boulevard of the broken dreams, el tema que me inspiró un renovado respeto al punk rock, fue el siguiente platillo.
Sin embargo, de un modo digámoslo brusco y hasta inesperado, el final lo marcó Homecoming creo (¿o acaso fue When I come around?). Lástima, me hubiera gustado que pusieran Basket Case, después de todo también figura en éste disco. Pero no en vano pasan los años; ni los minutos. En cuanto los créditos mordieron la pantalla, con Jesus of Suburbia como tema de fondo, supe porqué la bala había sido detenida.
Y se hizo la oscuridad, con un simple toque del control remoto.


No hay comentarios.: