lunes, febrero 12, 2007

Dos veces adiós

Érase un sol ciego
mis pasos se hundían
una promesa lejana
era mi única vía.

Una fata morgana
surgía en el horizonte
de tierra y de arena
que me hizo añorar.

Las horas que perdimos
los tiempos que no volverán
senderos que no cruzarán;

mil lágrimas de sangre por
aquellos silencios compartidos
en la penumbra de mi soledad.

Con un puñado de esperanzas
las cenizas sobre el corazón
cual las olas que enfrentan
la piedras rasguñadas.

Y la incertidumbre
ya no puedo esperar
ya no quiero mirar
otra vez al horizonte.

Con motivo del podrido día de San Valentín, al cual cada año le encuentro menos significado. ¿Porqué sólo un día al año? ¿Acaso no sería mejor toda la vida demostrar lo que uno siente por alguien? Además también es día del amistad ni que el amor sólo fuera entre parejas.

No hay comentarios.: