viernes, diciembre 29, 2006

Reminiscencias 2006: segunda parte

Prosigue este año que en 72 horas tocará su fin:

Mayo:
Por esas cosas del destino, me agarró una terrible depresión, alimentada por la embrutecedora acción socavadora del marxismo en Aduni, la frustración y por la estúpida canción de RBD, Sálvame (que hasta ahora no sé si tiene mensajes satánicos como dicen). ¿Cómo diablos iría a salir de ese agujero emocional?
Bueno, Dios nunca olvida; el viejo que es mi viejo, o sea mi padre, me dio un consejo magistral: no ejercer demasiada autocrítica porque ello bloquearía mi mente a los desafíos de ingresar a la universidad. Lentamente fui recobrando los ánimos, e hice planes con mis amigos sobre lo que haríamos al ingresar. Me sentí renovado :P.
Como todos recordamos, la colocha Soraya, que aunque no me gustaba, sucumbió al cáncer el 10, y el 28 Álvaro Uribe es reelegido para seguir lidiando contra las FARC (porque esa es la principal espina clavada en el costado de todo presidente colombiano).
Pero nos olvidamos de nuestro país: regresó, para ser premiada por la Municipalidad de Lima, el Estado Peruano y la UNMSM, la soprano que SÍ sabe representarnos, Yma Súmac. Octogenaria y rodeada de los honores que se merece la única peruana con estrella en el Paseo de la Fama, me llamó mucho la atención una opinión suya acerca de las muy recortadas minifaldas en el baile tradicional de la saya : "Esto es muestra de la podredumbre". Habló la maestra.

Junio:
Mi ánimo estaba mejor a pesar de la cháchara marxista. Después de todo como diría cierto personaje de Scrubs, puedes soportarlo todo si tienes amigos. Para entonces decidí seguir el dicho árabe que dice: si no se tiene lo que se ama, hay que amar lo que se tiene. En tal caso, debía amar San Marcos... y me di cuenta que no había mejor universidad, si a criterios de economía y mentalidad me atenía. En fin ello ayudaba a enocar mi objetivo también; por toro lado perdía mi segunda oportunidad de ingresar a la PUCP, esta vez por una renuencia arrogante.
Múltiples eventos en tanto sólo 30 días: primero Alan ganó las elecciones, a despecho de los desposeídos (aunque ahora tampoco creo que Humala haya sido la solución) y luego que el 6 de junio del 2006, día que pasó sin pena ni gloria; por si no fuera poco se estrenó la herejía del año, El Código Cojudinci ... digo El pinche Código Da Vinci... pero por encima de todo, el evento que congeló al mundo entero frente al televisor:
el Campeonato Mundial de Fútbol 2006 en Alemania. Como siempre Perú ausente, (engañando aquí los de Cristal con eso de Fondo Perú al Mundial que es eso por Dios) pero mi pronóstico era que la copa no saldría del continente. Y también el mundo volvería a teñirse de sangre: Israel invadió Líbano el 28 en represalia por el soldado secuestrado por Hamas: lo curioso es que su tradicional aliado el Vaticano, condenó el conflicto como un atentado contra la soberanía del Líbano; lo que nos demuestra que don Ratzinger no es tan conservador como uno creyera. Además Kim Jong II de Corea del Norte, alardeó de sus misiles nucleares, acaparando la atención del mundo por breve tiempo, que estaba sobre Alemania y su mundial.

Julio:
Ya se acercaba el final de mi querida confimación; en la academia todos eran indiferentes a ello, quien sabe si los marxistas ya les chuparon el cerebro. En fin, nunca mas vería a mi amada Yuriko, y ella jamás sabría lo que sentía por ella, porque a decir verdad su vida estaba bien sin saberlo, y daría igual si desaparecía así sin más. A pesar de todo procuraba hablar algunas cosas con ella consciente del breve tiempo que nos veíamos (domingos por la tarde).
Llegó el día; un año de preparación, en un ritual que representaba una tradición que se pierde en estos tiempos. Fui elegido para dar un discurso y la verdad pues aunque ya lo tenía preparado decidí improvisar y lo hice muy bien, sin arrogancia claro, porque la verdad quise hacer un resumen de lo vivido y que se viera convincente.
En la ceremonia estuvo el Obispo de la diócesis de Carabayllo don Lino Paniza: llegado el momento de la confirmación, seguí mi fila obedientemente, hasta el párroco; que diablos, que más daba ser confirmado por el obispo, igual nadie te va a creer el rollo de sentir a Cristo, aunque tú de veras lo creas, porque todos están absorbidos por el ateísmo. Luego en mi jato me esperaba una fiestita a todo dar jaja :P.
Israel continuó sus invasiones, ésta vez arguyendo ataques el Hezbollah y el Vaticano volvió a reprochar; el 9, Italia ganaba con trampita el tetracampeonato (Zidane siete un idiot!, para mí que Materazzi y Buffon estaban confabulados con el árbitro). Pero aquí en Perú iría a suceder algo muy importante; por fin tendríamos un héroe como nunca lo ha habido: el nunca como se debe elogiado Lay Fung. Ya teníamos a La Gran Sangre, pero nos faltaba un héroe solitario; y como todo héroe, éste tuvo que soportar una injusticia, de la cual salió bien librado. Dijeron que saldría en el desfile del 29 de julio pero nada. Un día antes, Alan se apoderaba del Perú (recuerden nomas que dijo: "ya tengo el poder" mismo Heeman) y Toledo se iba con el rabo entre las piernas, merced a la aprobación del TLC entre gallos y medianoche; además don Alan trajo consigo a la Banchelet y pasó el susto de su vida con el fanático evangelista que Dios (o mejor dicho el diablo) sabe que tenía en la cabeza para abordarlo sorpresivamente.
Se remece el bloque socialista latinoamericano: Fidel Castro es internado en el Hospital de la Revolución, por una hemorragia gastrointestinal, quedando como presidente interino su hermano Raúl. Me pareció francamente buitresca la alegría de los "gusanos" ante la enfermedad de Fidel: ni siquiera un dictador se merece aquello.

Agosto:
Algo más emocionado y confiado en el éxito, continuaba mis clases en la Aduni. Por última vez vi a Yuriko, haciéndole un humilde presente (que iluso por Dios). Por fin se acabó mi absurda telenovela personal, aunque valgan verdades me gustaría volver a verla.
El 1 , quien lo olvidará, un cuarto de siglo de vida para MTV; el 10 el aeropuerto Heathrow de Londres cerró debido a que encontaron "bombas líquidas", todavía traumados por el ataque a King Crossing en el 2005; el 23, una tal Natasha Kampusch salía de su secuestro, padeciendo el síndrome de Estocolmo, y su secuestrador se suicidaba; un caso por demás extraño si tomamos en cuenta que estuvo secuestrada desde 1998.
El 24, Plutón fue bajado de categoría y ahora no sabemos si es un planeta enano o un asteroide o que diablos. Aquí en Perú Alan aseveraba que su gobierno sería "austero" y que se iría en un avión comercial de tener que irse del país por visitas diplomáticas. Ojalá yo hubiera sido el mecánico de dicho avión, con todo gusto lo mandaba a pique.

(Continuará
)

No hay comentarios.: